sábado, 6 de diciembre de 2008

Ensayo del libro "La Búsqueda"


Ensayo sobre “La Búsqueda” autor: Alfonso Lara Castilla, cap. 1-8

Por: Irene Vázquez Gudiño

“La Búsqueda” es un libro de un enorme contenido en cuanto a encontrar el propio destino, alienta a permanecer en la lucha y conseguir las metas planteadas. Es una historia que merece ser leída y no una vez, sino muchas, cada vez que se necesite, ya que es la metáfora de la vida real plasmada en la vida de un águila, un águila que quiere encontrar su destino, saber para qué esta hecha, desea usar sus alas y volar lejos, pero le pasa lo mismo que a muchos de nosotros, teme dejar su seguridad y su rutina; a continuación analizaré los pedacitos que me parecieron más significativos de las hazañas de una singular águila, desde sus miedos hasta su vuelo triunfal.

La historia comienza en una granja, donde por suerte aparece el huevo de un águila, las gallinas son las encargadas de empollarlo y darle calor, con el tiempo nace una hermosa águila y comienza a desarrollar su vida en la granja; mas es chistoso pensar cómo es que la naturaleza de un águila le permita permanecer tan pasivamente en convivencia con las demás gallinas del corral, pero nuestra aguilita así siguió, como nos suele pasar a nosotros también, que nos aferramos a lo que se nos da y no buscamos ir más allá para trascender, mas por fin un día el águila despertó y se dio cuenta de que ella no estaba hecha para permanecer allí, escuchando los chismes de las gallinas y las quejas sobre la vida que tenían; pero sintió miedo, ¿Qué haría ella sola? ¿A dónde iría? ¿Aún podrían volar sus alas? A cuántos de nosotros nos ha pasado eso, cuando por fin nos decidimos a hacer algo de pronto aparece ese miedo acompañado de miles de preguntas y que para colmo, muchas veces no tienen respuesta.

El águila voló, se cayó, lo hizo mal, se tambaleo, pero lo logró, empezó bajito y lento; pero al final llegó más alto y sus alas se soltaron, mas le dolía dejar atrás a su granjero y a las demás aves, pero su cuerpo temblaba de alegría, porque por fin se había decidido a hacerlo y lo estaba haciendo.

La primera vez que dejamos nuestro hogar paterno nos cuesta mucho trabajo desprendernos de nuestras cosas, de nuestro cuarto, de la comida de mamá y todos los demás recuerdos que se quedan guardados en casa, cuando nos vamos alejando sentimos deseos de regresar y pensar que todo es un sueño, pero la vida tiene planes para nosotros, cada uno tenemos una misión específica y tarde o temprano tenemos que salir a buscarla, porque ella no va a llegar a nosotros por arte de magia, mas no quiero decir que para conseguir las cosas hay que sufrir, no, se trata de aprender a vivir, a desprendernos, y eso es lo que a veces nos duele, pero sólo así se valoran las cosas.

Al remontar su vuelo el águila se encontraría en el camino muchos grupos de águilas, que tendrían sus características y costumbres bien definidas, y por nada se negarían a cambiar su forma de vida, aún cuando muchas veces su dignidad se viera pisoteada o simplemente no estuvieran haciendo nada, y optaron por el camino del menor esfuerzo, nuestra águila se pondrá triste al encontrarse con tan cruel realidad ¿Cómo es posible que teniendo tantas virtudes decidan vivir en la pereza y se dejen influenciar por las águilas jefe?

Hasta suena conocida esta situación, es más simple vivir bajo la ley del mínimo esfuerzo, no hacer nada que requiera un esfuerzo más del que se hace a diario, es triste pero pasa todos los días, en las escuelas, en las empresas, en las familias y hasta con los políticos; lamentablemente como seres humanos escogemos el camino más fácil, si mi vecino lo hace y no le pasa nada ¡Pues yo también! Estamos tan acostumbrados a vivir así que ya ni siquiera nos damos cuenta de cómo vivimos, simplemente seguimos la rutina, hacemos lo que se nos pide y hasta ahí, nadie busca dar más de sí mismo, ¿Será que tenemos miedo a ser diferentes? ¿A que nos señalen y entorpezcan nuestro camino con burlas?

Al igual que las águilas, nosotros vivimos en un mundo robotizado, donde hacemos lo que el otro dice, nadie opina lo contrario y al que lo hace no se le toma en cuenta. Se hacen manifestaciones, huelgas y paros ¿Para qué? De nada sirve causar revuelo perdiendo el tiempo, cuando ese tiempo se puede emplear buscando la solución por nosotros mismos, y no esperando a que se nos dé, esta es una realidad que vivimos, esperamos que todo se nos dé en las manos bajo nuestro mínimo esfuerzo, y si alguien se atreve a dar un poco más, pues los demás se encargan de llevárselo hasta abajo, por eso nos dicen que tenemos la filosofía del “cangrejito”.

El águila avanza decepcionada de las respuestas que recibe cada vez que pregunta: ¿Cuál es el destino de las águilas?, a lo lejos distingue a un águila solitaria y se apresura a hacerle la misma pregunta, el águila la hace mirar a dos figuras humanas que avanzaban por la tierra, y ahí escucharía algo que le abriría los ojos: “El mundo necesita de águilas con valor y profundo respeto a sí mismas y a la humanidad”, acababa de comprender que ella tenía una misión: rescatar el amor, la justicia, la bondad y los demás valores que las águilas tenían olvidados, tantos ideales tirados a la basura, ¡Debía realizarse como águila!

También nuestro mundo necesita de seres humanos sensibles, con el valor de rescatar lo que muchos dan por perdido, si nos propusiéramos vivir con valores y luchar por nuestros ideales otra cosa sería de este mundo, ya no habría burlas hacia al que busca trascender, ahora serían hacia al que se quedó y siguió optando por su falsa seguridad y perezosa vida; no se puede decir que no hay retos y que los seres humanos no buscamos trascender, claro que nosotros también buscamos lograr nuestra realización y ser seres trascendentales, pero nuestros retos no están planteados con la estrategia adecuada para luchar contra una situación que sí podemos vencer, es por eso que todo nos parece inalcanzable y nos damos por vencidos tan pronto, se debe mantener el control, hacer a un lado todas nuestras ansiedades y temores, todo lo que nos impide lograr nuestros sueños.

El mundo necesita de personas valientes que defiendan su dignidad, que peleen por ser mejores, que no hagan aun lado sus principios, como muchos que viven bajo las influencias y la fantasía, el ser humano debe trazarse su propia ruta, buscar las opciones que tiene y escoger una solución.

El águila siguió su vuelo hacia otras águilas, pero éstas eran muy singulares, porque a pesar de vivían como robots, siguiendo órdenes, había un águila a la que todas admiraban: el águila jefe, ella había viajado por el mundo y siempre aspiraba a más, no se cansaba de trabajar, a pesar de las amenazas de sus compañeras para que dejara de ser tan eficiente, mas ella tenía algo en especial: era sorda, no podía escuchar los comentarios de sus compañeras y mucho menos dejarse influenciar, por sí misma se había forjado agallas para salir adelante y no hubo nadie que se lo impidiera porque ella no pudo escuchar, las amenazas y los demás obstáculos no funcionaron, el águila jefe sólo escucho su voz interior.

Que maravilloso sería si nosotros únicamente escucháramos a nuestro yo interior y siguiéramos los anhelos de nuestro corazón, sin escuchar a todos lo que quieren que fracasemos y nos hundamos como todos los demás que quisieron sobresalir, el mundo es de los fuertes y valientes que no escucharon y se arriesgaron a la aventura de la vida; es por eso que hoy tenemos grandes inventores, inteligentes empresarios, buenos presidentes y sabios pensadores.

A la sociedad de hoy en día, nos falta dejar de ser águilas en grupito y escuchar las palabras de nuestro corazón y seguirlas, emprender una búsqueda y proponernos que nadie nos pare hasta que un día despertemos que lo seguridad de haber triunfado.

La busqueda
Por Alfonso Lara Castilla, Caridad Bravo Adams
Publicado por Diana, 1994
ISBN 9681311191, 9789681311193
138 páginas


5 comentarios:

Oseas dijo...

hey saludos
me enkanto ese livro
ademas
gracias ps era mi tarea..
en kontre esto despues de leer el livro pero en fin
me sirvi o un monton ..:D
bye

pxn-ramm64 dijo...

Me gusto muchoo tuu ensayoo, aparte de que me ayuudoo paraa mii tareeaaa, mee dii cuentaa que el ensayoo que yo hice para el libro de "El Alquimista" estaba biieeen, grraaciiass yy magniifiico tuu ensayoo :)

Anónimo dijo...

me gusta tu ensayo me dejaron escribir un ensayo sobre el libroque leimos y yo lei la busqueda pero no tenia ni idea de lo que debia hacer 1000 gracias

Anónimo dijo...

GRACIAX POR ESTA PEQUEÑA SINTESIS DEL LIBRO ESTUVO PADRE ME SALVO LA TAREA ATT YOP

Isaak Gonzalez dijo...

Me parece un excelente ensayo, comparto tu parecer sobre lo que nos pasa en nuestra sociedad, y pues una forma de cambiarlo es cambiando nosotros mismos, creyendo en nuestro gran potencial que tenemos.